CIVI

Todos te dirán que el día de tu boda tienes que disfrutar de cada instante y de cada persona, pero es un poco difícil vivir ese día tan especial al máximo si te duelen los pies. De ahí nace la pregunta: ¿Por qué tengo que ponerme un zapato de tacón? ¡Si no los aguanto! ¡Si nunca llevo tacón! ¡Si no sé andar con ellos! ¡Si es que no me gustan! Y exactamente igual que se siente la novia, se sienten las invitadas. ¿Hay que pasar por el aro? Yo creo que no. Es posible crear unos zapatos para novia cómodos y con poco tacón, casi planos, que permitieran a la novia y sus invitadas puedan disfrutar y mantener su estilazo. Elige tus Civi y disfruta de una boda inolvidable.